MENU

Comments (0) Educación

Este es el momento: ¿Cómo ayudo a mi hijo en su preparación de la PSU 2019?

·         No presionar, sino ofrecer ayuda es el punto de partida.

·         Brindar un espacio de estudio adecuado y material complementario.

·         Evitar la autoexigencia extrema… terminará siendo contraproducente.

·         Aprovechar el material y plataformas educativas que existen en internet relacionadas a la PSU.

Si tu hijo/a rendirá la PSU este 2019, lo primero que se debe tomar en cuenta es que de por sí es un proceso estresante. Estar en 4to medio, en un preuniversitario, actividades extraprogramáticas, entre otras actividades, significa un desgaste importante; físico, mental y emocional. Por lo mismo, hay que considerar que los jóvenes pueden estar en una situación más sensible, irritable, e incluso les molestarán ruidos que antes no tenían importancia. Es por eso que hay varias cosas que uno –como mamá o papá- puede hacer en estos siete meses de preparación que se vienen. La idea es que el o la joven pase este tiempo de la mejor manera posible. Para eso, la plataforma de estudio Ticlass.com tras conocer las problemáticas que enfrentan los chicos y las dudas de sus apoderados, quiso realizar un aporte y diseñó un listado para que los padres sean un apoyo y no un punto más de estrés.

1.- Debe haber un espacio especial para que los jóvenes puedan estudiar. Una mesa, en un lugar determinado de la casa. Si sólo hay una mesa, darle un horario especial exclusivo para que pueda estudiar sin que nadie lo moleste. Ojalá sea una mesa o escritorio espacioso y con buena luz. Que todos en la familia sepan que ese es el espacio para este estudiante y que es importante apoyarlo.

2.- Informarse sobre comprar algún libro complementario de estudios. “Hay una gama muy grande de posibilidades, entre ellos libros clásicos como los de la Universidad Católica y de SM, el proyecto Clave de Santillana, los libros de Editorial Moraleja, incluso hay libros de apuntes que los mismos universitarios están vendiendo, los que resultan muy útiles. Estos últimos se venden vía instagram. Si los padres no tienen dinero para comprar material, hay una infinidad de recursos gratuitos en internet. Está el material que libera el Demre (Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional) y las guías de preuniversitarios tradicionales. Además, en Ticlass.com tenemos videos gratuitos de para los jóvenes que preparan la PSU. Material de calidad hay de sobra, lo importante es organizar bien el tiempo”, explica Nicolás Melgarejo, profesor de física y matemática egresado de la U. de Chile, experto en contenidos de PSU y Director Ejecutivo de Ticlass.com

3.- No presionar a cada rato con el clásico ¿Cómo vas? Como padres o tutores hay que tener un control, pero que sea positivo: ¿Necesitas algo?, ¿Te ayudo con tal cosa? , ¿Requieres de apoyo?, ¿Necesitas un profesor particular?, etc. Ya que criticar con frases como “por qué no estás estudiando” o “en qué pierdes el tiempo” es agregarle tensión a algo que ya lo es… y bastante.

4.- Controlar los tiempos de estudio. No exagerar las horas de estudio diario, ya que no es sostenible en el tiempo de manera sana. Eso podría terminar siendo más negativo que positivo, especialmente con quienes cursan 4to medio. “Como profesor me han llegado muchos casos de niños que terminan en el médico, el psicólogo, psiquiatra o incluso tomando pastillas, tratando de tranquilizarse porque fueron muy autoexigentes o las mismas familias les exigían mucho. No es sostenible durante 8,7 o 6 meses estudiar para la PSU más de 2 horas diarias”, agrega Melgarejo. Hay que pensar que también los alumnos deben realizar tareas del colegio, rendir pruebas, responsabilidades en sus casas, clases extraprogramáticas, etc. “De hecho si a estas alturas del año comienzan a estudiar en conciencia y ordenadamente, con una hora y media de estudio durante cuatro días a la semana es suficiente para lograr mejorar de manera notoria”, acota Natalia Astete, Directora Académica de Ticlass.com

5. – Regalarles un planner y una pizarra. El planner para poner metas semanales y las pizarras son mágicas, sobre todo en matemáticas.Y si tienen la posibilidad de trabajar en grupos de estudio mucho mejor.Los preuniversitarios están cambiando y están volviendo a los orígenes. Algunos preuniversitarios tradicionales tienen alternativas a las clásicas clases masivas. Se trata de programas en grupos de estudios de seis alumnos, el valor en esos casos es más elevado.

6.- Manejar expectativas La mayoría de los jóvenes y sus padres parten con muy altas expectativas. “Estudiar medicina en la Universidad de Chile. Yo les pregunto ¿cuál es su NEM (Notas Enseñanza Media)? y algunos me dicen, por ejemplo: 5,4. En casos así es que hay que bajar las expectativas, porque si tiene un NEM 5,4, tendría que sacar puntaje nacional para poder lograr entrar a medicina en la Universidad de Chile. Puede ocurrir, pero sería un caso excepcional. Casi todos parten queriendo estudiar medicina, pero hay que ser realista también”, comentan en Ticlass.com.

7.- Los padres deben saber que si a su hijo no le va bien en la prueba es algo multifactorial y que la van a poder rendir muchas veces. No demuestren a los hijos que se sienten defraudados, tampoco presionarlos con ciertas carreras. La mitad de los jóvenes que entra a la universidad se van a ir de esa primera carrera, por no haber elegido lo que realmente era lo adecuado y que les gustaba. No obligar a los chicos a seguir la “carrera de la familia”. No porque el abuelo y el papá fueron odontólogos, eso significa que el joven también le guste seguir ese camino…lo más seguro es que si no le gusta realmente le vaya mal o termine cambiándose igual. Si notan que el estudiante no sabe que quiere, se puede realizar una orientación, presentarle alternativas, que acudan a ferias de orientación vocacional, donde incluso aplican tests para ver las aptitudes de los chicos y qué carreras son afines a ellas.

8.- Los papás que están con hijos en 1° o 2° medio, no los ingresen a un preuniversitario, sino que enfóquense en ayudar a que les vaya muy bien en el colegio, ya que es ahí donde les están enseñando lo que se va a evaluar en dos años más en la PSU. Hoy en un preuniversitario, no les están enseñando lo que se va a preguntar en dos años más, cabe recordar que  habrá cambios en la prueba. Si quieren y pueden invertir en algo extra, es mejor que inviertan en un profesor particular en ese ramo que le está yendo mal. Es muy importante que les vaya bien desde el inicio de la enseñanza media, por el promedio de notas y porque tener buenos hábitos de estudio y amplitud de conocimiento, será fundamental para un buen comienzo en la educación superior.  

9.- Cuando los chicos se estancan en un puntaje y no logran subir, pese a hacer facsímiles una y otra vez, no hay caso. Aquí es necesario hacer un plan estratégico, y recurrir a la ayuda de alguien externo del estudiante. La mirada de un profesional que pueda identificar a qué se debe el estancamiento, cuáles son los temas con más falencias, ver a qué podrían estar asociados esos problemas para poder salir adelante (problema de comprensión de lectura, problema de cálculo mental, etc). “El trabajo es diferente si se quiere subir de 600 a 700 a si se quiere subir de 750 a 800.  En el último caso es un tema de ansiedad principalmente, más que desconocimiento. Apoyarse en un profesional que detecte las falencias en cada caso es primordial…Además ser puntaje nacional también tiene algo de fortuna. En Ticlass.com, en promedio logramos que nuestros alumnos suban su puntaje en 150 puntos, y contamos con varios puntajes nacionales”, indica Raúl Sepúlveda, Director TI, Ticlass.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *